¿Cómo ahorrar dinero en la compra de un seguro de vida?

¿Cómo ahorrar dinero en la compra de un seguro de vida?

Existen diferentes maneras de ahorrar dinero a la hora de comprar un seguro de vida, pero no siempre se traduce en disminuir el pago de la prima inmediatamente. Como máxima prioridad, busque una póliza que cumpla con sus necesidades. Adquirir los beneficios equivocados por una prima baja es un desperdicio, y no un ahorro. Más allá de eso, aquí están algunas formas de maximizar los dólares de su seguro de vida.   

Antes de comprar

Una vez que haya determinado el tipo de seguro de vida que va a comprar considere lo siguiente:

  • Enfóquese en compañías que tengan solidez financiera. Hay docenas de compañías que venden seguros de vida. Limítese a buscar aquellas que tengan buena reputación con altas calificaciones de dos o más agencias independientes. Una prima baja proveniente de una compañía inestable, no es una buena compra. Para más detalles lea el artículo ¿Cómo escoger una compañía de seguro de vida?
  • Busque en varias partes para que tenga una verdadera idea de lo que probablemente pagará. Hay servicios de presupuestos en el Internet que le pueden ayudar, o también puede preguntar a un agente o corredor de seguros que le dé un cálculo aproximado de una prima basado en su edad y necesidad de cobertura.
  • Como parte de esta búsqueda, determine qué clase de tarifa es la más adecuada para usted. La mayoría de las compañías que venden seguros de vida individuales tienen diferentes tipos de precios—llamados usualmente “preferencial (no fumadores)”, “estándar (no fumadores)”, “preferencial (fumadores)”, y “estándar (fumadores)”. 
    Un pequeño porcentaje de personas tiene condiciones de salud o historias médicas que lo descalifican inclusive de una tarifa estándar. A muchos en este grupo se les ofrecerá un seguro de “riesgo por deficiencia” (impaired risk) o tarifas “no estándares” (non-standard).
  • Considere un seguro de grupo. Tome en cuenta la posibilidad de participar en el programa de seguro de vida patrocinado por su empleador, inclusive si usted tiene que contribuir a éste financieramente, o lo que es igual que pague usted parte de la prima. Los empleadores frecuentemente subsidian los costos de su seguro de grupo, por lo que podría ser más económico que los seguros de vida individuales. Además, es posible que pueda obtener una cobertura hasta cierto monto sin tener que ofrecer evidencia de una buena salud, lo que es una ventaja para algunas personas. Y probablemente usted tendrá que pagar primas que le serán reducidas de su sueldo, lo que sería muy conveniente. 
    Sin embargo, asegúrese de comparar las tarifas de seguros de grupo e individuales, ya que dependiendo de su edad y condición de salud, el de grupo podría ofrecerle algún ahorro. Al comparar el seguro de grupo con el individual, tome en cuenta que si usted tiene más de $50,000 en un seguro de vida de grupo pagado por el empleador, el IRS determinará cuánto cuesta proveer el monto mayor de $50,000 e interpretará la porción que el empleador paga por usted como un ingreso y por tanto tasable.
  • Cuide su salud. Averigüe dentro de qué clasificación usted entrará, y si es necesario, considere hacer algunos cambios es su estilo de vida—no fume, mantenga un peso saludable y haga ejercicio regularmente—para que califique en una tarifa más favorable. 

Cuando esté listo para comprar

  • Busque bien para que obtenga una buena tarifa. El seguro de vida es un negocio muy competitivo, y usted encontrará diferencias de cientos de dólares (por primas anuales) inclusive entre compañías financieramente sólidas, por básicamente la misma póliza.
  • Considere el índice de costo neto. ¿Cómo puede comparar dos pólizas, una póliza A con primas que comienzan más bajas que otra (póliza B), pero que luego las de la póliza A suben y llegan a ser más altas que la de la póliza B? ¿O una póliza con primas bajas y un valor acumulado bajo (un bajo cash value) contra una póliza de primas más altas pero con un valor acumulado más alto (un cash value más alto)? 
    Para esto se utiliza el índice de costo neto—un método estándar para unir estas variables en un solo número. Mientras menor sea el número que obtenga, es mejor, pero ignore las pequeñas diferencias (dado que los índices son aproximaciones basadas en suposiciones, las pequeñas diferencias no son significativas en los valores). El agente o corredor de seguro con el que esté tratando, o la compañía con la que está considerando adquirir una póliza, le proveerán esos índices.
  • Considere los descuentos de primas por montos particulares del seguro. La mayoría de las compañías ofrece tarifas de descuento por montos específicos de seguro. Por ejemplo, usted podría pagar realmente una prima más baja por $250,000 de seguro de vida que por $200,000, o por $500,000 de seguro de vida que por $450,000, porque la aseguradora ofrece un descuento en alguna de estas pólizas mayores, que lo colocaría en el monto de seguro más alto sin tener que pagar más.
  • Tenga cuidado con las primas fraccionadas. Típicamente, usted puede pagar su prima de seguro de vida una vez al año, una vez cada seis meses, una vez cada trimestre o una vez al mes. Aunque pagar trimestralmente o mensualmente puede resultar más fácil para manejarlo dentro de su presupuesto, algunas compañías imponen altos cargos de financiamiento por pagar las primas en varias partes. Otras imponen pequeños cargos por hacer esto. Si una compañía le cobra mucho por permitirle hacer los pagos fraccionados, pero es la mejor opción de seguro que ha recibido, acomode su presupuesto para que pueda hacer sus pagos solo una o dos veces al año y ahórrese los gastos de financiamiento.
  • Si usted está comprando una póliza a término (term policy), busque las que ofrecen garantías de renovación. Una garantía renovable le da el derecho de comenzar un nuevo término después de que el actual se termine, pagando una prima mayor basada en su edad actual, pero sin requerirle que se realice un nuevo examen de salud o que presente cualquier otra “evidencia para asegurarse”. Sin la garantía, usted tendrá que buscar de nuevo para comprar un seguro de vida una y otra vez, y si su salud se deteriora, tendrá que pagar mucho más o no podría obtener un nuevo seguro.