¿Cómo evaluar cuánta cobertura de seguro de vida se necesita?

¿Cómo evaluar cuánta cobertura de seguro de vida se necesita?

Lo más seguro es que si usted no tiene dependientes y posee suficiente dinero para pagar todos sus gastos cuando esté al final del camino, no haya considerado la necesidad de tener un seguro de vida.

Sin embargo, si está preocupado en dejar una herencia o desea hacer una contribución caritativa tras su fallecimiento, entonces debería comprar suficiente seguro de vida para lograr esas metas.

Si usted tiene dependientes, debería adquirir suficiente seguro de vida, de modo que al combinarlos con otras fuentes de ingreso, reemplace el ingreso que usted genera ahora para ellos, y que además sea suficiente para compensar cualquier otro gasto adicional a los que se incurra al reemplazar servicios que usted provee actualmente (por ejemplo, si usted preparaba los impuestos familiares, sus herederos deberán contratar un profesional en impuestos).

También su familia necesitará dinero extra para hacer frente a algunos cambios después de su muerte. Por ejemplo, si se quieren mudar o si su pareja necesita volver a estudiar para estar en una mejor posición para ayudar a mantener a la familia.

Aunque es posible que su familia pudiese devengar todos estos recursos que les provean un ingreso significante, raras veces es suficiente.

 

¿Un múltiplo del salario?

Muchos conocedores recomiendan comprar un seguro de vida que equivalga a un múltiplo de su salario. Por ejemplo, una asesora y columnista recomienda comprar un seguro que equivalga a 20 veces su salario antes de impuestos. Ella escogió 20 porque si el beneficio se invierte en bonos que paguen 5% de interés, esto producirá un monto igual a su salario al momento de su muerte, de modo que sus beneficiarios podrían vivir de los intereses y no tendrían que tocar el capital (principal).

Sin embargo, esta fórmula simplista asume implícitamente que no hay inflación y que uno puede reunir un portafolio particular que, después de los gastos, le pueda proveer de al menos un 5% de interés seguro cada año.

Así, asumiendo que la inflación es de un 3% anual, el poder de compra de un ingreso bruto de $50,000 podría caer hasta $38,300 en el décimo año. Para contrarrestar el efecto de reducción de los ingresos, los beneficiarios tendrían que tocar parte del principal cada año. Y si lo hacen, se quedarán sin el dinero del capital para el décimo sexto año.

Por otro lado, el enfoque del “múltiplo del salario” también ignora la posibilidad de contar con otros recursos de ingresos como los que reciben los beneficiarios del Seguro Social. En ocasiones esta ayuda podría ser sustancial. Por ejemplo, para una persona que ha estado recibiendo un salario de $36,000 al momento de su muerte ($3,000 al mes), el máximo de ingresos mensuales para los beneficiarios del Seguro Social que favorece a una esposa (o) y dos hijos menores de 18 años podría estar cerca de los $2,300 por mes, y este monto podría aumentar cada año para igualarse a la inflación.

Esta cifra puede disminuir cuando se trata de un cónyuge y un hijo menor de 18 años, y se elimina por completo cuando no quedan hijos menores de 18 en el hogar. Además, la ayuda al viudo (a) beneficiario también puede verse reducida si éste devenga un ingreso sobre cierto monto límite.

En este ejemplo, si los beneficiarios reciben del Seguro Social un ingreso de $2,300 mensuales, podrían necesitar un seguro de vida para reemplazar los otros $700 mensuales (ajustados a la inflación, claro) que el trabajador devengaba e ingresaba al grupo familiar y que es ahora el ingreso perdido.

Ellos necesitarían un seguro de vida para sustituir cerca de $1,150 mensual (que serían los $700 ajustados por la inflación), una vez que el viudo beneficiario que no trabaja tenga solamente un hijo menor de 18 años bajo su cuidado, y tendría que reemplazar completamente los $3,000 (ajustados a la inflación) cuando el hijo más pequeño cumpla los 18.

Así que es recomendable que a la hora de considerar la adquisición de un seguro de vida, tome en cuenta las características específicas de su familia, así como las fuentes de ingresos adicionales que pudieran tener a su disposición.