El aniversario del terremoto de Japón es un recordatorio de los muchos riesgos que afectan la cadena de producción y distribución de un negocio o de sus proveedores

March 9, 2012
El aniversario del terremoto de Japón es un recordatorio de los muchos riesgos que afectan la cadena de producción

 

PARA DISTRIBUCIÓN INMEDIATA
Oficina de Prensa, New York: (212) 346-5500;
media@iii.org
Elianne González
, Florida: (954) 389-9517 o (954) 684-4410

 

NEW YORK, 9 de marzo de 2012 — En el mundo de los negocios, eventos como el devastador terremoto y tsunami de Japón de marzo de 2011, han demostrado tener implicaciones severas así no tengan proximidad geográfica. Este desastre particular, que dejó un estimado de entre $35 y $40 millones en pérdidas aseguradas, mostró la vulnerabilidad a las interrupciones en la cadena de proveedores, producción y de distribución de los productos de numerosas empresas, tanto locales como de corporaciones multinacionales, que fallaron al momento de estimar su exposición a los riesgos y la adquisición de los seguros adecuados, indicó el Insurance Information Institute (I.I.I.).

Si bien muchas empresas conocen y poseen la cobertura de seguros conocida como Seguro de Interrupción de Negocios de Contingencia (o CBI por las siglas en inglés de Contingent Business Interruption), que está diseñada para indemnizar aquellas pérdidas causadas por el daño o destrucción en las instalaciones físicas de proveedores o clientela del asegurado, ésta cobertura no es suficiente puesto que por lo general está limitada a las instalaciones afectadas físicamente por el desastre cubierto en a póliza, que sean propiedad del proveedor o del cliente del asegurado.

La cobertura de seguros de interrupción de negocios de contingencia no provee cobertura contra todos los siniestros; no indemniza un negocio si las vías de acceso al mismo están cerradas y sus empleados no pueden acceder al lugar de trabajo; o los materiales y materias primas no se pueden distribuir; o cuando otros proveedores siguientes en la cadena se ven afectados. Todas estas interrupciones en la cadena de proveedores-productores-clientes, causan severas pérdidas en los ingresos de las compañías afectadas, amenazan la producción y distribución de los productos, reducen los márgenes de ganancias, afectan la posición de la empresa en el mercado y entre sus competidores y disminuyen la ganancia final de las empresas. Las empresas, sean pequeñas, medianas o grandes, como los consorcios multinacionales, necesitan considerar los riesgos y la necesidad de obtener protección contra este tipo de interrupción en la cadena del negocio. 

Hoy más que nunca que las empresas operan con un fuerte componente global, están más expuestas a riesgos de origen global. Las causas de interrupción en la cadena de negocios pueden ser tanto desastres naturales o accidentes industriales, como situaciones de índole laboral (huelgas, escasez de empleados o de productos), problemas en los procesos de producción, problemas políticos, alzamientos sociales o guerras civiles, riesgos de salud pública, disputas legales o de comercio internacional (trade disputes), situaciones financieras problemáticas como falta de liquidez, crediticia o de solvencia (bancarrota o quiebra) de los participantes de la cadena productiva, ya sean proveedores o clientes.

El seguro conocido en inglés como Supply Chain Insurance, que se puede traducir como Seguro (o Cobertura) de la Cadena Productiva y de Distribución, es un seguro que se conoce como “contra todo riesgo” de interrupción de los negocios, no está limitado sólo a aquellos daños que afecten físicamente las instalaciones de proveedores, distribuidores o clientes y se propone cubrir aquellos daños que están fuera del control del asegurado. Esta modalidad de seguros ofrece protección contra situaciones que interrumpen los negocios afectándolos tanto física como logísticamente. Provee de cobertura en caso de daños físicos como un huracán o un accidente industrial, o por interrupciones causadas por una huelga, un levantamiento político o militar o una epidemia de salud pública. De hecho, puede diseñarse para que incluya cualquier evento que se estime pueda interrumpir la cadena productiva y de distribución de una empresa.

“El seguro es una herramienta que los empresarios tienen a su alcance para proteger el normal desempeño de sus empresas, pero no lo son todo; no pueden proteger totalmente al negocio de todos los riesgos posibles. Los empresarios también necesitan diseñar planes de contingencia y mecanismos de recuperación como parte de sus modelos de negocio”, indicó Elianne E. González, portavoz del I.I.I.  “Además, con el apoyo y recursos de las aseguradoras, pueden realizar un análisis de los riesgos a los que pudieran estar expuestos, más allá de su cadena de producción o distribución inmediata”.

Si bien las empresas tienen varios niveles de suplidores y de distribuidores con los que interactúan, a menudo sólo poseen protección de seguro para los más directos o inmediatos. En un estudio de 2011 del Business Continuity Institute, un grupo industrial internacional, se observó que un 40% de las interrupciones se origina en los puntos más alejados de la cadena de distribución.

Muchas aseguradoras están expandiendo sus coberturas para incluir más niveles de distribución, en lo  que podría describirse como una cobertura para múltiples niveles (multi-tier coverage), con la que se asegura la cadena completa de producción y distribución (whole supply chain ).

Si bien puede resultar en una labor minuciosa y que necesita tiempo para realizarse, las empresas necesitan determinar cuales son sus riesgos en los diferentes escalafones de su cadena de proveedores, producción y distribución, y averiguar si sus aseguradoras ofrecen este tipo de cobertura y cuáles son sus condiciones. Las empresas inclusive están en la libertad de determinar aquellos proveedores, distribuidores o clientes específicos en los diferentes niveles de la cobertura que adquieran.

Por su parte, las aseguradoras tienen la habilidad de proveer a sus asegurados servicios que les ayudará en determinar los diferentes niveles de riesgo, puntos de exposición que pueden tener en sus procesos de producción y mecanismos de mitigación de los mismos. Este tipo de análisis de riesgo también se conoce como Ingeniería de Análisis de Riesgo (risk engineering assessment), que estudia los riesgos existentes en la cadena de producción y distribución de una empresa y determina dónde están sus puntos débiles de modo de transferirlos adecuadamente al seguro.

Las empresas además necesitan diseñar planes de contingencia que permitan minimizar el impacto de los diversos riesgos. Esto puede lograrse usando sistemas de proveedores alternativos, sistemas de distribución de emergencia y planes de producción que incluyan suplidores, proveedores de materiales o repuestos alternos, otras instalaciones para operar, sistemas de ventas y distribuidores alternos, opcionales o temporales.

Las empresas necesitan contar con un plan de contingencia completo que pueda implementarse no sólo si el negocio en sí se ve afectado, sino que también contemple los riesgos e impacto en la continuidad propia de aquellos eventos que afecten directa o indirectamente a los “socios” dentro de la cadena de producción del negocio.

Esta necesidad de anticipar ciertos riesgos que no son claramente evidentes, es con frecuencia ignorada. Es en este aspecto que una aseguradora o un agente de seguros experimentado en la cobertura de riesgos de la cadena de producción y distribución puede resultar más útil para crear un plan que genere la necesaria protección para su negocio.

ENLACES RELACIONADOS

OTROS RECURSOS

EL I.I.I. ES UNA ORGANIZACIÓN SIN FINES DE LUCRO DEDICADA A LA DIFUSIÓN DE INFORMACIÓN Y ESTÁ RESPALDADA POR LA INDUSTRIA DE LOS SEGUROS.