¿Cómo funciona el deducible de su seguro?

¿Cómo funciona el deducible de su seguro?

Para aprovechar al máximo el dinero que invierte en un seguro es esencial conocer cómo funcionan los deducibles asociados con una póliza y cuando se presenta una reclamación.
 
Básicamente, el deducible es la parte que se “sustrae” del pago que hace la aseguradora por la pérdida sufrida por el asegurado.
 
Tradicionalmente, en el contrato de los seguros, los deducibles tienen la función de repartir el riesgo entre los asegurados (el cliente) y las aseguradoras. De esa forma, cuando ocurre una pérdida, el asegurado paga una porción de esta de su bolsillo, siendo esa porción lo que se conoce como deducible.
 
El deducible puede ser un monto específico, es decir, una cifra en dólares, o puede ser un porcentaje del monto total del seguro contratado en la póliza. Por lo general, cuanto más alto es el deducible menor será el pago de las primas por una póliza de seguros. La cantidad del deducible se encuentra especificada en la página principal de las “declaraciones” de una póliza de seguros de propietarios de vivienda o de un seguro de auto, lo que generalmente significa que se encuentra en la página principal o portada del documento.
 
Así es cómo funciona un deducible: Si tiene un deducible determinado como una cantidad específica, digamos que $500, ese dinero, los $500 son la porción de los daños que usted pagará. El seguro pagará el dinero por encima de esos $500 que sea necesario. Si el seguro determina que su pérdida es de $10.000, entonces el monto de la indemnización o del cheque que usted recibirá será de $9.500 ($10.000 de la pérdida menos $500 del deducible).
 
Los deducibles expresados en porcentajes se calculan basados en el monto del seguro total de la propiedad asegurada. Digamos que su casa está asegurada en $100.000 y usted tiene un deducible equivalente al 2%, es decir, $2.000 de deducible. Si hay una reclamación, los $2.000 serán “deducidos” de la reclamación o del cheque de indemnización que usted reciba. En el caso de una pérdida de $10.000, un deducible del 2% significa $2.000 menos. Es decir, el cheque sería por $8.000 ($10.000 de pérdida menos $2.000 de deducible).
 
En muchas partes del país, los deducibles han ido paulatinamente en aumento. En los estados propensos a sufrir huracanes, donde hay mayor riesgo de que ocurra un evento catastrófico es posible que esté permitido aplicar deducibles especiales sobre las reclamaciones a los seguros de propietarios de viviendas cuando los daños son causados por un huracán. Por lo general los deducibles conocidos como deducibles de huracanes son más altos y casi siempre están expresados como un porcentaje, no como un monto específico.
 
Los deducibles en una póliza de seguros de propiedades funcionan diferentes que los deducibles de otros seguros, por ejemplo, de los deducibles de los seguros de salud. En una póliza de salud existe un deducible que se acumula por el año. Con una póliza de seguros de auto o de vivienda, el deducible funciona diferente: se aplica con cada reclamación que se presente. Una excepción a esta regla es la forma de cómo se aplican los deducibles de huracanes en el estado de Florida. Los deducibles de huracanes en Florida no se restan con cada tormenta o huracán, sino se acumulan por la temporada.
 
La principal razón por la cual existen los deducibles por huracán es porque ayudan a mantener la disponibilidad de cobertura de seguros para las comunidades costeras a través de aseguradoras privadas y que los precios de estos sean asequibles. El que las aseguradoras privadas estén interesadas y dispuestas a ofrecer coberturas en muchas áreas ayuda a mantener la competencia y los precios, dándoles más opciones a los consumidores. De ese modo, los consumidores que residen en áreas donde hay competencia pueden comparar precios y servicios cuando están buscando seguro para sus propiedades
 
Estos son varios de los detalles importantes que deben conocerse sobre los deducibles:

Aumentar el deducible puede ahorrar dinero en el seguro 

Una buena forma de ahorrar dinero en un seguro de vivienda o de auto es aumentando el monto del deducible. Por ejemplo, en una póliza de seguros de auto, aumentar el deducible de $200 a $500 puede reducir la porción del seguro de choques (collision) y la extensiva o cobertura para otros daños (comprehensive) entre un 15% y un 30%. Aumentarlo a $1.000 puede significar una reducción del precio de la prima en un 40%. Pero debe recordarse que si ocurre una pérdida esa será la cantidad de dinero que usted deberá afrontar de su bolsillo antes que el seguro pague por la reclamación.

Los deducibles varían según la compañía aseguradora y el estado de residencia

Los seguros están regulados por las leyes de cada estado y las aseguradoras están vigiladas y obligadas de que cumplan con estas leyes de forma muy estricta. Lo mismo se aplica a los deducibles y en las pólizas de seguros se incluyen reglas específicas y descripciones concretas de cómo funcionan y cómo se implementan los deducibles en ese estado. Por ejemplo, en algunos estados hay una variedad de deducibles o un rango de deducibles que pueden aplicarse en las pólizas. Cuando esté comparando seguros para propiedad o vehículo siempre pregunte por los deducibles. Por ejemplo, para el seguro de vivienda, sean propias o alquiladas, hay un rango de deducible que por lo general comienza en $500. Sin embargo, si en ese estado hay oportunidad de elegir otro deducible, digamos uno por $1.000, podría lograrse un ahorro de hasta un 20% en la prima del seguro de la vivienda.

Las reclamaciones de responsabilidad civil no están sujetas a deducibles

Por regla general, las reclamaciones que surgen por responsabilidad civil (liability), sean en una póliza de vivienda o de auto, no están sujetas a un deducible. Los deducibles aplican a las porciones de cobertura para la propiedad (estructura o contenido de una vivienda) o para las pérdidas sufridas en un auto. En el caso de los seguros de vehículos los deducibles se disparan cuando la reclamación es por una colisión o choque o por otros daños cubiertos bajo la porción de choques o la extensiva. En una póliza de seguros de propietarios de vivienda o de inquilinos el deducible entrará en efecto cuando se trate de una pérdida sobre la estructura o contenidos de la vivienda, pero no entrará en efecto si se trata de una demanda contra el propietario (o inquilino) en la que entre en vigencia la protección por responsabilidad civil, gastos médicos, etc.

El seguro de inundación también tienen deducibles y estos varían

Por lo general los daños causados por una inundación no están cubiertos bajo la póliza estándar de propietarios de vivienda sino que puede obtenerse a través del Programa Nacional de Seguros de Inundación (National Flood Insurance Program –NFIP) y algunas aseguradoras privadas especializadas. La póliza del NFIP es una póliza separada a la de su seguro de propietarios de vivienda y por lo tanto tiene deducibles separados. Usted puede elegir el deducible que desee para su cobertura de inundación para la estructura y otro diferente para el contenido de su vivienda. Sin embargo, las empresas hipotecarias o financistas de la vivienda pudieran exigir una cierta cantidad específica en el deducible. En el caso de inundaciones de un vehículo, estos daños estarán cubiertos a través de la porción del seguro extensivo (comprehensive) del seguro de auto, pero como no es una cobertura obligatoria, muchas personas puede que no lo tengan.

Los deducibles a usarse en casos de huracanes, terremotos o granizo suelen ser un porcentaje de la cobertura total

  • En casos de terremotos: Los deducibles pueden estar dentro de un rango entre 2% y hasta un 20% del total del valor de reemplazo de la estructura. Las aseguradoras en estados con más riesgo a los terremotos como Washington, Nevada y Utah, por lo general tienen un deducible mínimo del 10%. Del mismo modo, los asegurados pueden aumentar el deducible para ahorrar un poco más en sus pólizas de seguros de terremoto.

    Los residentes de California pueden adquirir el seguro contra terremotos a través del California Earthquake Authority (CEA). La póliza estándar del CEA incluye un deducible del 15% del costo de reemplazo de la vivienda. La póliza básica cubre solamente la estructura de la casa principal (los garajes aledaños, anexos, piscinas, cobertizos, etc., no suelen estar cubiertas en la póliza básica). La pertenencias personales o contenido de la vivienda sueles estar cubierta hasta $5,000 y el monto por “Pérdida de uso”, o los gastos adicionales de vivienda fuera de la residencia mientras esta está siendo reparada (ALE –Additional Living Expenses) tiene una cobertura de hasta $1.500. Sin embargo, como muchas personas necesitan mayor cobertura, el CEA también ofrece ésta con un deducible del 10% para las estructuras adicionales, una mayor cobertura de hasta $100.000 para las pertenencias personales (contenido de la casa), y hasta $15.000 en pérdida de uso.

  • En casos de huracanes y de granizo: Es necesario hacer notar la diferencia entre dos tipos de daños que pueden ocurrir por el viento: los daños por huracanes (hurricane) y los daños por tormentas de viento y granizo (wind/hail) y los diferentes deducibles que pueden adjudicarse. Para adjudicar un deducible por huracán tiene que ocurrir un evento “detonante” (trigger event) que haya sido determinado por la compañía aseguradora como el elemento determinante de que ocurrió un huracán. Este evento detonante varía de estado en estado y cada compañía selecciona el que aplicará en sus pólizas. Sin embargo, usualmente se trata de situaciones como cuando el Servicio Nacional de Climatología (National Weather Service –NWS) bautiza oficialmente una tormenta tropical, o declara una advertencia o aviso de huracán (hurricane watch/warning) o define la fuerza y velocidad de un huracán en categorías. Debido a todas estas posibles combinaciones, los propietarios de vivienda y los inquilinos necesitan conversar con su agente de seguros o con el representante de la aseguradora para conocer exactamente cuáles son las condiciones exactas en las que este tipo de deducible aplicará en sus casos particulares. Si bien en algunos estados los asegurados tienen la opción de pagar un poco más por sus primas pero mantener el deducible del seguro en un monto específico en dólares – no en porcentaje de la cobertura total, esto no siempre es posible en áreas costeras o propensas a sufrir huracanes ya que en estas condiciones por lo general el deducible de huracanes está representado obligatoriamente como un porcentaje de la cobertura total.
  • Los deducibles por huracanes no son nuevos: La opción del deducible por huracanes no es algo Nuevo, existen desde hace más de 20 años, después de que el huracán Hugo afectó las costas del estado de South Carolina en 1989 y que el huracán Andrew azotó Florida en 1992. Estos dos grandes eventos hicieron que las aseguradoras revisaran la enorme exposición que tenían ante los riesgos de magnitud catastrófica y encontraron que para obtener suficiente reaseguro tenían que bajar dichos riesgos. Por lo tanto para obtener el reaseguro correcto y poder seguir ofreciendo cobertura en estas zonas altamente riesgosas fue necesario aumentar la porción que los asegurados compartían de ese riesgo específico de huracanes con la figura del deducible por huracanes en las pólizas.  

Cuando vaya a comprar una vivienda considere el costo del deducible del seguro, especialmente si es un porcentaje

Cuando este considerando comprar una nueva vivienda, deberá tomar en cuenta el costo del seguro de la misma. Las propiedades en zonas costeras y otras ubicaciones donde los riesgos a los desastres naturales son mayores, resultan más costosas de asegurar y posiblemente el deducible sea mayor o en la forma de un porcentaje de la cobertura total. Además, del seguro de propietarios (homeowners insurance) es muy posible que necesite adquirir aparte el seguro de inundación y en algunos casos, hasta podría necesitar el de terremotos; también en estos casos deberá considerar los deducibles específicos de inundación, de huracanes, de terremotos, etc., Recuerde, usted pagará por el seguro de la casa por tanto tiempo como la tenga. Si siente que no puede pagar los seguros necesarios para la casa que está considerando comprar, o no puede hacer frente al deducible que ese seguro significa para esa casa, tal vez sea el momento de considerar comprar otra casa.