¿Cómo hacer una lista de sus pertenencias y porqué?

¿Cómo hacer una lista de sus pertenencias y porqué?

Nadie quisiera considerar la posibilidad de que un desastre natural o un accidente destruya su casa o sus posesiones que tanto esfuerzo, tiempo y dedicación le han tomado conseguir. Pero este tipo de imponderables suceden más de lo que cualquiera desea o está preparado para enfrentar.

Haga la prueba usted mismo y verá que poco tiene presente los contenidos de su casa. Cierre los ojos y trate de recordar cada cosa que posee en cada habitación de su casa y seguramente se sorprenderá que no logra recordar ni la mitad. ¿Y qué decir de las cosas que están en los armarios? Muchas personas ni siquiera consideran que éstas sean también propiedades válidas de asegurar.

Pero resulta que si ocurre un accidente (un fuego por ejemplo) o un desastre natural, su seguro de propiedad le puede indemnizar por la pérdida de esas pertenencias, ya sea por el máximo de la cobertura que ha adquirido o según la cobertura adicional que usted tenga. El detalle está en que si tiene una lista de todas sus pertenencias duraderas puede, en caso de necesitarlo, hacer un reclamo más realista y obtener una cobertura adicional más ajustada a su caso particular.

Cierto que nadie le podrá reponer el valor sentimental de perder su vestido de novia o las fotos de la familia, pero si -por ejemplo- pierde los contenidos de su armario, puede recibir una compensación económica que le permita reponer su vestuario de trabajo y no tener que hacerle frente a ese tremendo gasto usted solo.

Entonces, ¿qué le priva de comenzar ya a hacer esa lista de sus pertenencias? La respuesta más común es posiblemente que no tenga idea de dónde o cómo empezar. Es por esto que el Insurance Information Institute pone a su disposición una serie de recomendaciones prácticas y hasta un software gratis para su computadora en el cual puede llevar su inventario. Puede acceder al programa de inventario aquí: Know Your Stuff.

Si no quiere comenzar con el inventario en la computadora, al menos comience haciendo algunas listas de sus pertenencias en papel. Puede anotar y organizar su información de la siguiente manera:

  • Recorra cada habitación de su casa, cocina, baños, sala, garaje, cobertizo de herramientas del patio, el patio… y por cada área haga una lista particular. Si puede tome fotos o video de ese recorrido. Narre en voz alta las cosas que va viendo (anótelas también en su lista) y si recuerda dónde, cuándo y cuánto le costaron cuando las compró.
  • Busque en sus archivos recibos que respalden esas compras. Muy pocas personas guardan todos los recibos; muchas simplemente no guardan ninguno. Hágase la costumbre de ahora en delante de guardar al menos los recibos de las compras mayores, como mobiliario, aparatos electrónicos o artículos costosos (joyas, cuadros, computadoras, etc.). Al menos hasta que usted logre algún método de archivo, como sería tener imágenes electrónicas de estos recibos. También puede acudir a sus estados de cuenta de tarjetas de crédito que probablemente resuman sus compras, al menos por tienda, si es que recuerda dónde compró las cosas.
  • No lo aplace para más tarde… más tarde puede ser muy tarde. Comience desde ya. Aunque no pueda hacer un inventario muy profundo, es mejor que tenga una idea aproximada de lo que posee, antes que no tener nada en concreto. Tome fotos e imprímalas y en la parte de atrás de las fotos escriba lo que recuerde de los artículos que aparecen: precio, donde los compró, etc.
  • Cuando compre un nuevo artículo envíe la garantía, guarde el recibo y anótelo a la lista de su inventario. Lo ideal sería sacarle fotos y agregarla a su listado o su inventario. Es más fácil hacerlo uno por uno, que esperar tener varios recibos y tratar de hacerlos todos juntos.
  • Si adquiere un artículo particularmente caro o especial (un cuadro, obra de arte, un equipo electrónico especial o caro, etc.), es posible que su póliza de seguro no ofrezca protección para todo el valor verdadero del mismo y requiera que usted lo asegure adicionalmente o con un anexo, endoso o póliza adicional aparte. Hable con su agente de seguros que le indicará cuál es la mejor opción.

 

Ahora que ya tiene un listado inicial, asegúrese de conservar una copia lo más actualizada posible del mismo en un lugar seguro, fuera de su vivienda, de modo que si algo pasa en su casa, usted tenga una copia disponible para hacer un reclamo a la aseguradora. Algunas opciones para guardar esta copia serían: una carpeta personal en su oficina, una caja de seguridad en un banco, en casa de un familiar (preferiblemente alguien fuera de la ciudad o estado en el caso de grandes desastres naturales), o en un archivo virtual debidamente protegido con una clave y señal (password).

A este inventario usted también puede agregar copias de documentos valiosos, como una copia del título de propiedad de su casa, de sus documentos personales importantes, etc. Nunca sabe cuándo puede ser necesario que los muestre y no le sea fácil ubicar copias rápidamente.