Los conductores jóvenes y el seguro de automóvil

Los conductores jóvenes y el seguro de automóvil

Tan pronto como su hijo o hija adolescente tenga edad suficiente para obtener una licencia, deberá contactar a la compañía que le provee del seguro de auto y notificarle del nuevo conductor en la casa. Dicho esto, espere que el precio que paga por su seguro aumente, probablemente hasta un 50% más del precio actual, puesto que por su inexperiencia al manejar, los jóvenes suelen verse involucrados en más accidentes.

Las probabilidades de que un adolescente sufra un accidente son altas. Según un estudio de la Organización de Estudiantes en Contra de las Decisiones Destructivas o SADD (Students Against Destructive Decisions) los adolescentes están un 44% más de su tiempo manejando durante el verano que durante los meses del año escolar. Lo que es más, los conductores de 16 años tienen una mayor probabilidad de encontrarse en choques que ningún otro grupo de conductores, mientras que los accidentes en vehículos motorizados son la causa principal de muerte entre los jóvenes de entre 15 y 20 años de edad.

Según el Departamento de Transporte (U.S. Department of Transportation) en este grupo de edad 3.490 conductores fallecieron en accidentes automovilísticos en 2006 y unos 272 mil resultaron heridos. Ese mismo año, los conductores entre 15 y 20 años fueron un 12,9% de las muertes de conductores en accidentes fatales y un 16% de todos los accidentes reportados.
Así que las siguientes preguntas que debe hacerse son: 

  • ¿Cómo proteger a su joven conductor?
  • ¿Cómo protegerse financieramente? O lo que es igual a ¿cómo mantener el costo del seguro a un monto mínimo?

A continuación una lista de ideas y recomendaciones para ambos casos.

Protección para su joven conductor

Estas son algunas recomendaciones del Insurance Information Institute para mejorar la seguridad de su conductor adolescente:

  1. Seleccione un auto que sea seguro.
    El tipo de auto que maneja un conductor joven afectará definitivamente el precio del seguro. Usted y su adolescente pueden elegir un auto que sea fácil de conducir y que le provea de protección inclusive en el evento de un choque. Evite autos muy pequeños y los deportivos que están diseñados para alta velocidad y desempeño pues pueden tentar al joven a manejar a velocidades excesivas y peligrosas. Evite los “todo terreno” (SUV), camionetas o camiones, puesto que son más propensos a voltearse.
  2. Haga que el adolescente tome un curso de conducir.
    Un joven que aprende a conducir a través de un curso de conducir está visto mas favorablemente por las aseguradoras que uno que aprende manejando con sus padres. De hecho, en algunos estados, los adolescentes deben tomar un curso si desean obtener la licencia a la edad de 16 años, o esperar hasta los 18 años si no toman el curso. Aprender a conducir de modo seguro no solo hará que su hijo o hija esté bien, seguro y a salvo, sino que también le ahorrará dinero. Tomar un curso de conducir puede significarle un 15% de descuento en el precio de la prima de seguros. Antes de anotarse en el curso, asegúrese que el curso que va a tomar es aceptado por su aseguradora.
  3. Inscriba al conductor joven en cursos de conducir a la defensiva.
    Algunas aseguradoras ofrecen lo que llaman programas de conductores seguros. Para que los jóvenes conductores participen de estos programas deben firmar un contrato con el que se comprometen a ser un “conductor seguro o responsable”, por ejemplo, no pueden conducir y consumir alcohol, etc. Pregunte si su aseguradora tiene este tipo de programas y si el adolescente cumple con el curso será elegible para un descuento. Algunas aseguradoras también tienen programas que incluyen el monitoreo del auto con equipos instalados en este. Los padres pueden ver dónde se encuentran los chicos en un equipo similar a un dispositivo de posicionamiento global que se coloca en el tablero del auto. Los padres pueden ver donde está el joven en una página Web y si sobrepasan limites de velocidad de la zona o se aventuran en áreas lejanas a su casa o escuela, los padres reciben una notificación automáticamente.
  4. Hable con el joven conductor sobre los peligros de combinar conducir con el consume de alcohol, drogas, falta de sueño o distracciones.
    Enseñe, recalque y recuérdeles constantemente que no deben manejar bajo la influencia de alcohol, drogas o cuando estén extremadamente cansados. Crear esta conciencia en sus hijos ayudará a que se mantengan sanos y salvos evitando que sufran algún accidente, y además le ayudará a ahorrar dinero. Si mantienen un buen historial de manejo, los costos de su seguro irán bajando con el tiempo.
  5. Haga mucho énfasis en el comportamiento de los jóvenes mientras están al frente del volante.
    Los accidentes de auto ocurren cada año a jóvenes que conducen mientras están hablando por teléfono, escribiendo textos, o porque se distraen con la radio o la conversación de los amigos. Así mismo, muéstrele los peligros de ser quien distraiga al conductor porque tienen un comportamiento inapropiado en el auto cuando otro joven esta manejando. Estrese, recalque y recuérdeles constantemente que eviten las distracciones, ya sea por estar hablando en el teléfono celular, jugando con el reproductor de música, o por los amigos dentro del auto. Motívelos a que cuando viajen con pasajeros, todos sean respetuosos de la persona que va al volante y no lo distraigan.
  6. De un buen ejemplo.
    Los conductores novatos aprenden por el ejemplo, así que mejor evite manejar descuidado o irresponsablemente para que no lo imiten. Y no descuide siempre usar el cinturón de seguridad y cuando maneje nunca consuma alcohol.
  7. Pregunte sobre los programas de licencias de conducir graduales.
    Los conductores novatos suelen tener restricciones con respecto a las actividades que pueden realizar, como conducir con pasajeros en el auto hasta que tengan una licencia que sea de un tipo particular o la hayan conservado por cierto tiempo mínimo, por ejemplo, seis meses. Un cierto número de estados ha logrado reducir la cantidad de accidentes de adolescentes restringiendo la cantidad de tiempo que están los conductores en las carreteras sin supervisión. Si vive en uno de estos estados pregunte si esto aplica para obtener descuentos adicionales. Y aún si su estado no tiene esta política, usted puede instituir un programa similar con los conductores novatos que vivan en su casa.

Protección financiera para usted

Usted puede reducir a un mínimo el efecto financiero del incremento del costo de su seguro al agregar a un conductor novato tomando estas precauciones:

  1. Asegure a su hijo o hija bajo su propia póliza de seguros de auto.

    Generalmente es más económico agregar a un conductor adolescente a su seguro de auto que lo que cuesta para que ellos obtengan un seguro propio aparte. Si van a manejar un auto propio a su nombre, asegúrelo con la compañía que asegura el suyo para que pida un descuento por múltiples pólizas y múltiples autos.

  2. Pregunte como asignan a los nuevos conductores en su seguro de auto.
    Algunas aseguradoras asignan el conductor mas costoso de asegurar (en este caso el conductor novato) al auto más caro de asegurar. De ser posible, pida que asignen a su conductor novato al auto menos costoso de manejar. Esto puede estar permitido siempre y cuando el número de automóviles iguale o exceda al número de conductores en la póliza. Pero con este arreglo no hay excepciones, el conductor novato deberá usar solamente el auto para el cual ha sido asignado, incluso en caso de una emergencia. De otro modo, si el joven tiene un accidente con un auto al que no está asignado – ni permitido de conducir – pueden existir penalidades al momento de reconocer los daños o que sus primas de seguro aumenten.
  3. Incremente su cobertura de responsabilidad civil.
    Las coberturas mínimas de responsabilidad civil probablemente no sean suficiente para cubrirle en caso de una demanda si el conductor adolescente se ve involucrado en un accidente. Muchos vehículos de hoy cuestan mucho más de 15 mil dólares y los costos médicos por daños en un accidente pueden superar fácilmente los $20 mil por persona. Si su adolescente es encontrado negligente en un accidente y los daños exceden los montos máximos de su seguro, usted personalmente será responsable financieramente y puede ser llevado a corte por una demanda en su contra por aquellas cantidades de dinero que no cubre su seguro.
  4. Aumente el deducible de su póliza.
    Seleccionar un deducible de $500 en vez de $250, o pasar de $500 a $1000 puede ahorrarle entre un 10% y un 20% de su prima mensual. Usted puede utilizar parte de esos ahorros para incrementar la parte de responsabilidad civil de su seguro.
  5. Avise a la aseguradora cuando el conductor adolescente no esté en casa y se mude a la Universidad.
    Usted pudiera recibir primas más económicas una vez que los jóvenes conductores no estén viviendo en su casa, cuando van a la universidad, siempre y cuando dejen el auto en casa. Muchas aseguradoras pueden reducir sus primas si los chicos están en una universidad al menos a 100 millas de distancia de la casa y si no poseen un auto mientras están en el recinto universitario.
  6. Motive a los conductores jóvenes a mantener buenas calificaciones en la escuela y a tomar cursos de entrenamiento de conducir.
    Muchas compañías de seguros ofrecen descuentos si los jóvenes conductores tienen buenas calificaciones (al menos de “B”) en todas las materias, y también pueden reconocer descuentos por clases o cursos de entrenamiento de conducir.
  7. Compare los precios.
    Los precios de seguros de auto varían dramáticamente entre las compañías de seguros, cosa que también pasa con respecto a los conductores adolescentes.
  8. Haga que los jóvenes manejen un auto seguro.
    El tipo de auto influye mucho en el precio de la póliza, pero también afecta cómo los chicos se comportan. Un auto poderoso o deportivo podría motivarles a conducir arriesgadamente o a altas velocidades sólo para lucirse. Otros vehículos como las camionetas o los SUV (“todo terrenos”) son propensos a volcarse, por lo que es preferible evitarlos. Puede revisar las calificaciones de seguridad de los vehículos en el mercado provistas por el Instituto de Seguros y Seguridad de las Carreteras (Insurance Institute for Highway Safety).
  9. Establezca un programa propio de preparación para obtener la licencia de manejo que pueda implementar con los nuevos conductores.
    Muchos estados tienen estos programas establecidos, ya sea por la escuela o la oficina de Patrullaje de las carreteras, pero si no están disponibles en su comunidad, usted puede establecer uno en su casa. Primeramente, tome parte activa en enseñarle a manejar a sus hijos, haga prácticas con ellos en diferentes circunstancias (de día, de noche, en la carretera principal, en rutas pequeñas, con lluvia, con nieve… etc.). Déles tiempo de práctica y oportunidades supervisadas para manejar de un sitio a otro. Poco a poco adquirirán mayor destreza y se podrán desempeñar con soltura sin su ayuda.

Los programas de preparación para obtener licencias para adolescentes

Los programas de licencia de conducir restringida (GDL por sus siglas en inglés) ya se han implementado en 20 estados. Estos requieren que los adolescentes aprendan a manejar gradualmente. También requieren que los adolescentes mejoren su calidad de manejo y prohíben que conduzcan de noche, que es cuando ocurre la mayoría de los accidentes. Una licencia en uno de estos programas puede obtenerse de la siguiente manera:

  1. Permiso de aprendizaje con período de prueba.
    Posee restricciones y cualquier ofensa que tenga que ver con el consumo de alcohol o violación de tránsito, puede hacer que le quiten el permiso. Exige que el joven use su cinturón de seguridad todo el tiempo.
  2. Licencia provisional o intermedia.
    Las restricciones son casi las mismas que con el permiso anterior.
  3. Licencia de conducir estándar.
    Esta licencia usualmente se emite después de haber manejado algún tiempo sin infracciones y después de pasar un examen de conducir. A pesar de que ningún estado ha emitido ninguno de los componentes recomendados, a la ley de Florida se la considera estándar porque incluye un periodo de seis meses de prueba y además prohíbe que las personas menores de 16 años conduzcan entre las 11:00 p.m. y las 6:00 a.m., y de 1:00 a.m. a 5:00 a.m. para los conductores de 17 años.

Otra medida utilizada por muchos estados para prevenir accidentes es la variación en los niveles de alcohol bajo los cuales se permite conducir. Según el National Highway Traffic Safety Administration, 50 estados y el Distrito de Columbia han establecido un nivel menor de alcohol permitido en la sangre (Blood Alcohol Content) para conductores menores de 21 años.

Además, los 50 estados han pasado leyes de cero tolerancias que prohíben a los adolescentes beber y conducir a la vez. Según las leyes de cero tolerancias, es ilegal que personas menores de 21 años manejen bajo cualquier nivel de alcohol en la sangre, cuando el nivel aceptado para los adultos mayores de 21 años es de 0,08.