Daños por agua: ¿Qué está y qué no está incluido en su seguro?

El I.I.I. recomienda proteger las propiedades con el seguro y el mantenimiento adecuado

INSURANCE INFORMATION INSTITUTE
Oficina de Prensa New York: 212-346-5500; media@iii.org
Elianne González, Florida: 954-389-9517 ó 954-684-4410

NEW YORK, 20 de noviembre de 2009 — Los daños causados por el agua son los desastres más comunes y costosos que afectan a las residencias en todos los Estados Unidos, sumando miles de millones de dólares en pérdidas tanto para los propietarios de viviendas como para los inquilinos. Sin embargo, los consumidores tienen la oportunidad de adquirir la protección necesaria con la cantidad y tipo de seguro apropiados e implementar algunas medidas preventivas de mantenimiento, indicó el Insurance Information Institute (I.I.I).

 

Los daños causados por agua, incluyendo aquellos por la ruptura de tuberías debido al congelamiento, significan un 22% de todos los reclamos de seguros de vivienda en el país. El costo promedio de un reclamo de estos es de $5.531,00.

“Aún una cantidad pequeña de agua puede causar un enorme daño en su casa”, dijo Elianne E. González, portavoz del I.I.I. “Por lo que es crucial contar con el tipo y cantidad de seguros necesario, incluyendo el seguro contra los daños por inundación”.

Las pólizas estándar de seguros de propietarios de vivienda proveen cobertura en caso de rupturas de tuberías, lluvia y vientos, así como los daños resultantes de la acumulación de hielo y nieve en los techos. Algunas pólizas incluyen también pago por daños y limpieza cuando las aguas servidas o de cloacas se devuelven y entran a la casa, pero otras pólizas no. Si no están incluidas, estas pueden obtenerse como un anexo o “rider” al seguro de propietarios de viviendas o de inquilinos, por un monto cercano a $50 adicionales al año, según los detalles de la cobertura y límites impuestos por la aseguradora.

Como regla general, el agua que proviene de arriba hacia abajo, como en casos de lluvia, generalmente recibe cobertura bajo la póliza típica de seguros de propietarios de vivienda, mientras que si el agua que se acumula de abajo hacia arriba, como en casos de un lago o río que se desborda y que es una inundación, sólo recibe cobertura bajo la póliza de seguros de inundación. El seguro para daños de inundación se puede adquirir del Programa Nacional de Seguro de Inundación o el National Flood Insurance Program (NFIP),  y de algunas empresas privadas de seguros.

El costo promedio de una póliza de seguros de inundación está cercano a los $540 al año, según el NFIP. Para los propietarios de viviendas, el monto máximo de cobertura disponible del programa del NFIP es de $250,000 para daños a la estructura de la vivienda, y de $100,000 por pérdidas a los contenidos de la misma. Existe un período de espera de 30 días desde que se adquiere la póliza y ésta entra en vigencia. Para quienes deseen adquirir mayor cobertura de la ofrecida por el NFIP, existe lo que se conoce como Cobertura de Exceso en seguro de inundación, que está disponible a través de una cierta cantidad de aseguradoras.

“Contra los daños de agua, la mejor prevención es un buen mantenimiento de la vivienda”, agregó González. Por ejemplo, un propietario puede prevenir las filtraciones de agua en el sótano usando materiales impermeables y selladores en las paredes del sótano, o evitar un problema con las aguas servidas o de cloacas instalando una válvula que prevenga el flujo al reverso de estas, permitiendo que salgan pero que no entren.

El Institute for Business & Home Safety ofrece estas recomendaciones de mantenimiento:

Dentro de su casa

  • Inspeccione los grifos, llaves y mangueras.  Revise todas las mangueras que conducen agua en su casa: al calentador de agua, el lavaplatos eléctrico, la lavadora y las tuberías para el equipo de hacer hielo en su refrigerador. Reemplace aquellas que parezcan rajadas o con goteos, o al menos cada cinco o siete años.
  • Inspeccione la ducha y bañera. Mire que el material sellador alrededor de las duchas, regaderas y bañeras están en su sitio y no gotean.
  • Corte la entrada de agua a la lavadora cuando salga de vacaciones y no deje la lavadora o el lavador de platos funcionando cuando tenga que salir de la casa.
  • Conozca la ubicación de la llave de paso central de agua a la casa y como cerrarla. En casos de que una manguera o una tubería que se rompa, usted necesitará cerrar el paso del agua de inmediato. Conocer dónde y cómo hacerlo reducirá los daños a su propiedad, ahorrándole dinero y tiempo.
  • Instale una válvula de escape de la presión en su sistema de plomería. Esto le ayudará a proteger su vivienda del incremento de la presión que sucede cuando se congelan las tuberías y puede prevenir que estas exploten.
  • Revise las tuberías. Observe con cuidado las tuberías en búsqueda de rajaduras, goteos o rupturas de modo de reparar estas de inmediato.

Fuera de su casa

  • Coloque yeso u otro aislante. El mantenimiento preventivo resguardará las paredes de filtraciones de agua y humedad.
  • Inspeccione el techo.  Busque y cambie las tejas dañadas, sueltas o envejecidas. 
  • Revise los canales de desagüe del techo. Quite la suciedad y desechos acumulados en los canales de desagüe de lluvia y cerciórese que los extremos de desagüe a tierra apuntan alejados de la casa.
  • Revise los sistemas de irrigación y cabeceras de riego de su jardín. Cerciórese que estos no apuntan hacia las paredes o bases de la casa donde pueden causar problemas de erosión por agua. Considere apagar y drenar los sistemas de riego de jardín en invierno para evitar que se congele el agua dentro de las tuberías.
  • Instale rejillas protectoras en los canales del techo de su casa (gutter guards). Estas rejillas dejarán pasar el agua pero no cosas como hojas, ramos, etc., previniendo que las canales se tapen.

Back to top