¿Está su casa preparada para el invierno? Un poco de mantenimiento le ahorrará desperfectos, problemas y dinero

INSURANCE INFORMATION INSTITUTE
Oficina de Prensa New York: 212-346-5500; media@iii.org
Elianne González, Florida: 954-389-9517 ó 954-684-4410 

NEW YORK, 19 de octubre de 2011— Aún cuando en muchas partes del país no se siente el otoño, ésta es la mejor estación para pensar en preparar las casas y viviendas para hacer frente a las posibles situaciones que suelen afectar las viviendas durante el invierno. De hecho, muchos desperfectos y daños que sufren las viviendas en el invierno pueden prevenirse con un poco de mantenimiento y evitar la mayor parte de los daños debidos a las bajas temperaturas, la nieve, el viento helado, tormentas invernales y otros efectos en su casa, indicó el Insurance Information Institute (I.I.I.).

 
El popular The Farmers’ Almanac predice que la tercera parte del Este y Noreste del país (desde New England hasta la Florida y del Atlántico hasta la zona baja del Río Ohio River y del Valle del Río Mississippi), experimentarán temperaturas mucho más frías que lo usual, durante este invierno.
 
“Las pólizas estándar de seguros de propietarios proveen cobertura para los daños causados por los desastres del invierno, cosas como la ruptura de las tuberías porque el agua se congela dentro, el colapso del techo por el peso de la nieve o del hielo y otros daños como los incendios que suelen ocurrir por estufas o chimeneas que se usan en la temporada”, indicó Elianne E. González, portavoz del I.I.I. “La cobertura para daños de inundación debe obtenerse por separado y suele estar disponible a través del Programa Nacional de Seguros de Inundación (National Flood Insurance Program -NFIP) y de algunas aseguradoras privadas especializadas. Los daños invernales a los autos (que no sean producto de falta de mantenimiento mecánico) están cubiertos bajo la porción extensiva del la póliza de seguros de automóviles”.
 
La nieve al derretirse puede causar enormes daños a una propiedad y los daños causados por las tormentas invernales son la tercera causa de pérdidas catastróficas anuales. Según datos de ISO, los daños producidos por las tormentas de invierno significan un 7,4% de las pérdidas catastróficas de los años entre 1991 y 2010, con un promedio de $1.300 millones de dólares de pérdidas por año (calculados en dólares de 2010). El promedio de las reclamaciones presentadas a los seguros por daños de congelamiento sumaban unos $6.347 entre los años 2005 y 2009, siendo este tipo de reclamaciones la segunda razón más importante de pérdidas, después de los daños causados por vientos y granizo.
 
Una parte importante de la preparación de su vivienda para el invierno incluye revisar su póliza de seguros y conocer cuál es su cobertura. Cerciórese que posee suficiente cantidad de seguro para reconstruir o reparar su vivienda y para reponer todos sus contenidos. Y si no posee seguro de inundación, hable con su agente de seguros o representante de la compañía aseguradora para conocer cómo obtener esta importante protección para su vivienda. Puede averiguar cuánto es el nivel de riesgo de inundación de su casa con sólo introducir el código postal de su dirección en la herramienta disponible en el sitio oficial del NFIP en FloodSmart.gov.
 
“Otra importante cobertura es la de protección contra el reflujo de las aguas servidas o cloacas. Éste puede estar incluido en algunas pólizas y no estarlo en otras, pero está disponible como un anexo a las pólizas estándares por un pequeño pago adicional anual”, explicó González.
 
Para preparar su vivienda para recibir al invierno, siga los consejos que ofrece el sitio Web del Insurance Institute for Business & Home Safety y estas recomendaciones:

Para el exterior de su casa

  • Limpie los canales de desagüe del techo. Quite hojas, ramas, sedimentos y otros desperdicios acumulados que puedan frenar el desagüe de la nieve derretida. Esto evitará que se represe el agua, se congele y se acumule hielo y nieve en los techos y paredes de la casa.
  • Instale rejillas protectoras en los canales de desagüe. Estas rejillas, conocidas en inglés como gutter guards, se consiguen en ferreterías y tiendas especializadas para mejoras del hogar y previenen que se atasque la suciedad y escombros en los canales de desagüe y que impida que el agua del hielo de los techos llegue al suelo.
  • Pode los árboles cercanos a su casa. Ramas débiles o árboles muy frondosos ceden bajo el peso de la nieve y el hielo y pueden causar daños si estos caen en su techo o sobre su auto, además de la posibilidad de causar daños a personas o transeúntes en su propiedad.
  • Repare los escalones y pasamanos de escaleras. Evite que las personas resbalen y se caigan hiriéndose seriamente. Las escaleras con escaños rotos y cubiertas con nieve pueden ser muy peligrosas para los transeúntes y su familia.
  • Selle las grietas y agujeros en las paredes externas de su casa así como en las bases. Asegúrese de usar cemento o yeso para cubrir huecos y evitar que se acumule agua, ya que al congelarse pueden erosionar las paredes. Igualmente proteja las tuberías externas contra rupturas y si posee claraboyas en el techo o techos traslúcidos, asegúrese de que están sellados herméticamente para que el hielo y la nieve no encuentren forma de entrar en su casa. 

En el interior de su casa

  • Mantenga la casa templada. Se recomienda mantener el termostato al menos en 65 grados F ya que el interior de sus paredes por donde corren las tuberías de agua está más frío que el exterior y una temperatura más baja podría hacer que los tubos se congelen.
  • Añada material aislante adicional en el ático, el sótano o en la parte inferior de su vivienda si esta está sobre pilares. Una buena cantidad de material aislante en el ático no solo prevendrá que pierda la calefacción, sino que además evitará que el calor de la casa derrita la nieve en el techo y esta penetre o lo que es peor se congele nuevamente en el techo como hielo y su peso haga ceder la estructura. La temperatura ideal para el ático es entre 5 y 10 grados más caliente que la temperatura exterior. Un buen aislante en el sótano permitirá que las tuberías no se congelen y revienten de la presión. Lo mismo puede aplicarse a espacios que no son habitados regularmente, como el garaje, para evitar que se congelen las tuberías que allí desembocan.
  • Asegúrese que su sistema de calefacción recibe servicio de mantenimiento. Todas las partes del sistema de calefacción como la estufa, la chimenea, la caldera y los conductos, deben revisarse al menos una vez al año, y asegurarse de que no muestran daños causados por el humo y calor del uso continuo del año anterior.
  • Revise las tuberías. Busque y repare cualquier rendija o rotura que permita que los tubos pierdan agua y cubra con cinta aislante térmica los tubos expuestos a la intemperie.
  • Instale una válvula de escape de presión de emergencia en su sistema de plomería. Esta válvula permitirá dejar escapar la presión que puede acumularse en el sistema de plomería por el congelamiento del agua en los tubos y evitar así que estos exploten.
  • Revise que las alarmas de fuego y de humo estén funcionando correctamente. Hay un incremento de riesgo de fuego en las residencias, particularmente durante el invierno, así que para su protección y la de su familia asegúrese de que los sistemas de monitoreo funcionan. Considere además instalar un detector de monóxido de carbono para evitar la acumulación de este gas, generalmente fatal y que suele pasar desapercibido.
  • Conozca dónde se cierra la llave de paso principal del agua en su propiedad y dónde están las tuberías principales. Si las tuberías se congelan, no hay tiempo que perder. Cuanto más rápido pueda cerrar el paso del agua y darle indicaciones a su plomero, menores serán los daños que tendrá que enfrentar por la ruptura de las mismas.
  • Contrate un constructor licenciado que revise su propiedad para detectar cualquier daño estructural. Si usted detecta un daño estructural a tiempo, arreglarlo puede resultar mucho menos costoso que si ocurre un daño mayor por esperar para hacer una reparación. Pregunte además sobre la implementación de mecanismos que eviten una inundación por agua de nieve en áreas propensas, como el sótano o las paredes de las bases de la edificación. La cobertura plástica de las paredes internas de un sótano y la instalación de ciertas bombas de desagüe pudieran ayudarle a evitar que su casa y pertenencias terminen inundadas por causa del agua de nieve. 
Si además usted se ausenta de su casa por períodos extensos de tiempo, tome precauciones especiales al respecto. Desconecte el agua y contrate personal especializado para que purgue el agua de las tuberías internas de su vivienda y por lo tanto minimice en lo posible el riesgo de que el agua se congele y explote los tubos en su ausencia.
 
Contrate una persona que revise con regularidad su propiedad y que pueda intervenir a tiempo si algo sucede durante su ausencia. Si se presenta un problema y éste es atajado a tiempo, los costos de reparación serán sustancialmente menores. Además, si hay actividad en su casa es posible que también reduzca las posibilidades de que esta sea seleccionada por los ladrones como una vivienda vulnerable.


PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS, VISITE LA SECCIÓN
EN ESPAÑOL DEL www.iii.org
PUBLICACIONES DISPONIBLES EN LA tienda iii Y amazon.com
 
EL I.I.I. ES UNA ORGANIZACIÓN SIN FINES DE LUCRO DEDICADA A LA DIFUSIÓN DE INFORMACIÓN Y RESPALDADA POR LA INDUSTRIA DE SEGUROS.

Insurance Information Institute, 110 William Street, New York, NY 10038, (212) 346-5500

 

 

 

Back to top