Una casa dividida: Cómo cambian los seguros tras un divorcio o una separación

PARA DISTRIBUCIÓN INMEDIATA
Oficina de Prensa, New York: (212) 346-5500; media@iii.org
Elianne González, Florida: (954) 389-9517 o (954) 684-4410
 
NEW YORK, 16 de abril de 2013 — Si usted está casado o tiene una pareja formal, el proceso de terminar esa relación no sólo puede resultar doloroso y complicado emocionalmente, sino que también afectará directamente sus decisiones financieras, por lo que no debe desatender sus necesidades de seguros, según dice el Insurance Information Institute (I.I.I.).
 
“Es muy frecuente y muy triste que cuando una pareja decide divorciarse, muchas cosas importantes quedan fuera de las conversaciones y lamentablemente el separar las coberturas de seguro es una de estas que se dejan para más tarde”, dijo Elianne E. González, portavoz del I.I.I. “Al momento de la separación de bienes se debe incluir el análisis de cómo van a seguir asegurados esos bienes porque no sólo las pertenencias necesitan estar protegidas, sino que las personas afectadas necesitan tomar control de los cambios que les afectarán más allá de las cosas. Quienes se separan necesitan prepararse en cómo se verá afectado el estilo de vida de la familia, de los hijos y de todos aquellos que sean dependientes de la pareja. Además, hay que comenzar a pensar en estos detalles desde el instante en el que se decide la separación.”
 
Estas son algunas de las recomendaciones del I.I.I. para implementar cuando una pareja se separa:
 

1. Seguro de auto

Avise a la aseguradora o profesional de seguros que está en el proceso de separación o divorcio especialmente si habrá cambios en la tenencia del auto o autos que tienen en común. Si la pareja se muda fuera de la residencia común, sáquele de la póliza de autos. Evitará que si su ex tiene un accidente y lo demandan, usted se vea involucrado en la disputa legal. Igual, si compra un auto a su nombre después de una separación, saque una póliza de seguros separada para ese auto; no use una póliza en común.  
 
“Si están separados y su pareja está a cargo de pagar las facturas del seguro, cerciórese que su nombre también está en la información de contacto de la aseguradora”, dijo González. “De ser necesario usted podrá recibir notificaciones del estatus de su póliza y evitar que ésta sufra atrasos de pagos. Usted no desea que si se ve en un accidente la póliza haya sido cancelada por falta de pago”.
 
Si poseen custodia conjunta de un conductor adolescente, decidan cuál de los autos manejará e inclúyalo en el seguro de ese vehículo. De lo contrario, el joven sería incluido en la póliza de cada uno de los padres separados y hacer el seguro del joven mucho más costoso.
 

2. Seguro de propietario de viviendas o de inquilinos

Los cambios de residencia hacen necesario que transfiera el seguro de propietario de viviendas, o el de inquilino, a su nombre. Del mismo modo, la persona que se mude necesitará obtener seguro para sus pertenencias sea que pase a vivir alquilado y obtenga un seguro de inquilinos, o si adquiere otra vivienda, en cuyo caso necesitará otro seguro de propietario de viviendas. Este es el momento preciso en el que usted necesita verificar que tiene el tipo y cantidad de seguro adecuado para proteger sus pertenencias.

 En un divorcio es usual que las pertenencias se vean divididas y si posee un inventario de estas, deberá actualizarlo. Si no posee un inventario, este es el momento de hacer uno. Puede ayudarse con el programa computarizado gratuito, en línea y en la forma de una aplicación para su teléfono móvil llamada www.KnowYourStuff.org. Al mismo tiempo, si una de las partes recibe como parte del acuerdo de divorcio joyas u obras de arte, éstas necesitan poseer el seguro adecuado y puede hacerlo, ya sea cancelando la póliza bajo la cual estaban protegidas y obtener una nueva o efectuar los cambios que sean necesarios a la existente, agregando un anexo o un endoso a su póliza actual.

 

3. Seguro de vida

 

Las parejas adquieren seguro de vida por muchas razones: para cubrir las deudas que contraen y otras obligaciones financieras, o para proveer de ingresos o herencia a sus sobrevivientes, sean hijos o su conyugue. Cuando se divorcian muchas de esas razones permanecen y se genera la necesidad de decidir qué hacer con las actuales pólizas de seguros de vida, que casi siempre resulta atada a la sentencia final del divorcio y los acuerdos que se logren. En situaciones normales, las parejas se listan uno al otro como beneficiario de las pólizas de vida y queda a decisión de cada quién analizar sus consecuencias antes de hacer cambios al respecto.
 
Las razones para mantener en el seguro a la ex pareja como beneficiario(a) puede seguir vigente tras la separación; por ejemplo, si uno de los ex conyugues provee de subsidio de mantenimiento para los hijos (child support), o para su ex (alimony), las razones siguen existiendo para la protección de los ingresos perdidos del asegurado. También las parejas deben considerar la posibilidad de obtener un seguro de vida sobre quien la corte encargó para criar a los hijos. Si esta persona fallece, se necesitará cubrir costos de cuidado y mantenimiento de los hijos que criaba. En muchos casos, estos detalles están determinados por el decreto de divorcio emitido por la corte, y quién deberá pagar las primas, el monto de éstas y el de la póliza de seguro en sí.
 
Si una pareja en medio de un divorcio poseen seguro de vida con el único objetivo de proveer protección para sus hijos, pudieran considerar adquirir una póliza a término (term life policy) en lugar de una póliza permanente (whole life policy). Los seguros a término suele ser más económicos y están diseñados para proveer protección por un término determinado, por ejemplo, hasta que los chicos alcancen la edad de 21 años o algún otro punto similar.
 
Si no hay hijos, suele ser necesario cambiar a los beneficiarios de las pólizas, algo que puede hacerse contactando a la compañía de seguros y dando los nuevos beneficiarios de la póliza de seguros que le pertenece. Al mismo tiempo es necesario que revisen quienes son los beneficiarios de otros instrumentos financieros como cuentas bancarias, de retiro, de inversiones así como los beneficiarios de un seguro de grupo a través de su empleador.
 

4. Seguro de discapacidad

Aunque muchas personas tienen seguro de vida, pocas saben de los seguros contra riesgos de quedar discapacitados para trabajar (disability). Entre las edades de 25 y 55 años una persona tiene el doble de posibilidades de quedar discapacitada por un accidente o una enfermedad, que a morir. Si uno de los esposos queda discapacitado, puede suceder que se corten los pagos de manutención de los hijos o del conyugue. Por tanto es importante obtener este tipo de seguro para cerciorarse que sus hijos recibirán el respaldo que merecen y se cumplan con los acuerdos legales del divorcio.  
 
Vea los videos en español del I.I.I. en el canal dedicado de YouTube. Y para más información sobre las aplicaciones móviles gratuitas del I.I.I. pulse aquí.
 
 

EL I.I.I. ES UNA ORGANIZACIÓN SIN FINES DE LUCRO DEDICADA A LA DIFUSIÓN DE INFORMACIÓN Y ESTÁ RESPALDADA POR LA INDUSTRIA DE LOS SEGUROS.
 
Insurance Information Institute, 110 William Street, New York, NY 10038; (212) 346-5500; www.iii.org

 

Back to top