Su Esfuerzo Le Ha Llevado Muy Lejos, Pero ¿Tiene Suficiente Protección Financiera? Conmemore El Mes De La Mujer Revisando La Economía Familiar

El I.I.I. indica que las mujeres poseen un 31% menos de cobertura de seguro de vida que los hombres

PARA DISTRIBUCIÓN INMEDIATA Oficina de Prensa, New York: (212) 346-5500; media@iii.org
Elianne González, Florida: (954) 389-9517; (954) 684-4410

NEW YORK, 16 de marzo de 2015 — Ya sea que una mujer posea un trabajo fuera de casa o se dedique exclusivamente a cuidar de su familia y hogar, su contribución al bienestar familiar es a menudo subestimada. Esto se hace muy evidente a la hora de calcular el impacto que tendría que ellas falten o fallezcan. Su ausencia, ya sea como sostén económico o como la persona que se encarga de los chicos, los padres mayores, el buen funcionamiento de la casa y la familia, es suficiente para desequilibrar económicamente y cambiar el estilo de vida de la más estable de las familias. Por eso es necesario analizar todas esas contribuciones a la hora de obtener un seguro de vida familiar, indicó el Insurance Information Institute (I.I.I). 

 

En una encuesta nacional realizada por wholesaleinsurance.net, una fuente de información de la industria, indica que el 43% de las mujeres adultas no poseen un seguro de vida. Las mujeres que sí lo poseen a menudo están sub aseguradas, con apenas una cuarta parte de la cobertura que sus familias necesitarían para hacer frente a sus necesidades en el caso de su ausencia. Y esto es además notable si se considera que las mujeres comprenden el 57% de la fuerza laboral de los Estados Unidos, según resultados publicados por la Oficina de Estadísticas de Trabajo de los Estados Unidos (Bureau of Labor Statistics). Cuando se comparan con trabajadores hombres, las mujeres poseen un 31% menos de cobertura de seguro.   

 

Según estudios de la organización LIMRA, la situación está un poco más nivelada entre las mujeres jóvenes, quienes tienen una situación similar comparada con los hombres jóvenes de su mismo segmento de edad. Pero entre las mujeres mayores de 55 años, se encuentra que menos mujeres poseen seguro de vida. Comparando mujeres y hombres dentro de su mismo rango de edad, en general las mujeres poseen menos cobertura individual de seguro de vida que los hombres. En promedio, las mujeres poseen un seguro de vida de cerca de $129.800 de cobertura individual, mientras que entre los hombres ese promedio es de $187.100. Otra diferencia está entre las mujeres con ingresos mayores de $100.000 al año, menos mujeres dentro de este rango de ingresos tienen seguro, en comparación con los hombres que tienen ingresos similares.

 

“El Mes Conmemorativo de la Historia de la Mujer es un momento oportuno para recordarle a la mujer actual que los logros obtenidos en los últimos cien años son bases sólidas para la igualdad económica sin diferencia de género, pero hay aún muchas más cosas por lograr, y algunas cosas en particular que se pueden hacer de forma individual para equilibrar la balanza financiera personal”, indicó Elianne E. González, portavoz del I.I.I.

 

“Hace cien años, las mujeres en los Estados Unidos no tenían derecho al voto, no podían tener propiedades a su nombre, no podían registrar patentes ni comprar una póliza de seguros de vida para ellas”. Hoy día, adquirir una póliza de seguros no sólo es totalmente accesible para ellas, sino que además un número importante de mujeres se destacan en la industria de los seguros, y desde sus variadas funciones ayudan a promover acciones que ayuden a las mujeres a proteger sus finanzas y las de sus familias. “El seguro de vida es una herramienta importante a la hora de proteger a los seres queridos, pero especialmente entre las mujeres es necesario revisar las necesidades reales y no postergar su adquisición,” explicó González.

 

Por eso, cuando se evalúen las necesidades familiares se debe considerar todos los servicios adicionales que las mujeres proveen en la vida familiar, no sólo para quienes están en casa, sino para quienes además trabajan medio tiempo o a tiempo completo fuera de casa. “Si falta la mujer de la casa, la familia va a necesitar alguien que se haga cargo de su contribución al trabajo de la casa: alguien que cuide de los hijos, de los padres mayores, que haga las compras, la tareas con los chicos, los cuide cuando se enferman, los lleve de un lado a otro de la ciudad en sus actividades. Esto significa tiempo y dinero que, si hay que contratar a alguien para hacerlo, costaría una fortuna”, agregó González. “Con los recursos que provee una póliza de seguros de vida, se puede obtener fondos para enfrentar estas necesidades y gastos que no son evidentes”.

 

Inclusive para mujeres que no tienen dependientes, el seguro de vida puede ser una herramienta financiera importante. Como grupo, las mujeres viven más años que los hombres y es más probable que requieran de un ingreso adicional durante su jubilación o retiro. Una póliza de seguros permanente como las que en inglés se conoce como cash value life insurance policy, ayuda a acumular fondos a largo plazo y con beneficios de impuestos, que son de gran utilidad en la jubilación. Además, una póliza de seguros de vida es una forma sencilla de dejar un legado, disponer de las deudas y de otros gastos  (funeral, entierro), sin que tengan que hacerse responsables por esos gastos sus familiares allegados.

 

La mejor forma de entender los benéficos y usos de una póliza de seguros de vida es conversar con un profesional de los seguros. Para que conozca los puntos a discutir con su agente de confianza, visite y lea estos artículos en el sitio En Español del instituto.

 

Artículos (en español):

 

Videos:

 

Otros recursos (en inglés):

 

 

Vea los videos en español del I.I.I. en el canal dedicado de YouTube. Y para más información sobre las aplicaciones móviles gratuitas del I.I.I. pulse aquí.

 

EL I.I.I. ES UNA ORGANIZACIÓN SIN FINES DE LUCRO DEDICADA A LA DIFUSIÓN DE INFORMACIÓN Y ESTÁ RESPALDADA POR LA INDUSTRIA DE LOS SEGUROS.

 

Insurance Information Institute, 110 William Street, New York, NY 10038; (212) 346-5500; www.iii.org

Back to top